Filosofía

  • La Filosofía Educativa Montessori  está basada fundamentalmente en el profundo respeto hacia el niño como individuo, lo mismo que hacia sus potencialidades. Esta metodología tiene una sólida y fundamentada trayectoria. Su propósito básico es liberar el potencial de cada niño para que se auto desarrolle en un ambiente estructurado. Está orientada hacia el desarrollo integral y armónico de la persona humana, y por ello abarca todos los aspectos del ser humano: físico, afectivo emotivo, espiritual, moral, intelectual y social. La idea central de esta filosofía es la creencia absoluta de que el niño puede desarrollar mejor sus capacidades y valores en la medida en la que el ambiente social en el que se desarrolle sea apto para su aprendizaje.

  • Para ello se requieren al menos tres elementos esenciales:

    • Un espacio preparado: adecuado a las necesidades de los niños con materiales Montessori y mobiliario adecuado a la edad.
    • Una guía entrenada en el proyecto Montessori, observadora, planificadora, creativa amante del conocimiento y de los niños. Un maestro que trate a cada niño individualmente acorde a sus propias necesidades y que sepa incentivarlos a incursionar en las diferentes áreas educativas que se encuentran en el salón como son el área de Vida Práctica, Sensorial, Matemáticas, Lenguaje y áreas culturales.
    • Un ambiente de trabajo basado en la libertad, responsabilidad y respeto.
  • El método Montessori reconoce en los niños una curiosidad natural y un deseo de aprender; los materiales Montessori despiertan este deseo y canalizan esa curiosidad innata hacia las experiencias de aprendizaje que los niños disfrutan. María Montessori María Montessori fue la primer mujer médico en Italia. El aporte principal de Montessori para el mundo ha sido la del método Montessoriano en donde los niños aprenden a leer, escribir, contar y sumar por sí mismos, sin ayuda de los adultos. Desde el punto de vista de la pedagogía contemporánea y de la psicología del aprendizaje, se puede afirmar que la teoría educacional y el material didáctico desarrollado por María Montessori rompen en la línea pedagógica tradicional.

 

“Los principios de la filosofía Montessori se fundan directamente en las leyes de la vida. El niño posee dentro de sí, desde antes de nacer, directrices para desarrollarse psíquicamente. Los adultos somos simples colaboradores en esta construcción que hace de sí mismo. El niño necesita del amor y cuidado de sus padres, pero necesita también que el adulto le proporcione un medio ambiente preparado en donde sea posible la acción y la selección.

"Nadie puede ser libre a menos que sea independiente"

La Dra. Montessori sostenía que cada individuo tiene que hacer las cosas por si mismo porque de otra forma nunca llegará a aprenderlas. Un individuo bien educado continúa aprendiendo después de las horas y los años que pasa dentro de un salón de clase, porque esta motivado interiormente por una curiosidad natural, además del amor al aprendizaje. Ella pensaba, por lo tanto, que la meta de la educación infantil no debe ser llenar al niño con datos académicos previamente seleccionados, sino cultivar su deseo natural de aprender.